Funciones secundarias de una almacenadora

Una almacenadora es un área en la que hay una gran cantidad de potencial latente cuando se trata de aumentar la productividad.

Según los estudios, el proceso de preparación de pedidos solo representa hasta el 55 por ciento del costo total de almacenamiento.

La razón principal de esto es el tiempo que llevan los empleados para localizar los artículos almacenados y llevarlos a la estación de recolección.

Son las distancias cubiertas solo las que devoran casi dos tercios del tiempo total que los empleados del almacén pasan trabajando.

Por lo tanto, no es de extrañar que las empresas se esfuercen por minimizar el tiempo y el esfuerzo invertido en esta área.

REFERENCIAS: Intelideck y Wikipedia

Con el apoyo de proceso automatizados es posible trasladar y almacenar la mayor cantidades de productos a la vez de que se recuperan más rápidamente y con mayor precisión lo que aumenta significativamente la productividad y la logística.

Otras ventajas incluyen:

  • Menos espacio necesario gracias al uso de un alto espacio de almacenamiento que permite un uso óptimo de la altura del techo disponible
  • Mayor precisión en el área de preparación de pedidos de hasta el 99.9%
  • Mejores opciones de control y gestión
  • Mejor gestión de inventario: los niveles de stock mínimo y el inventario perdido se identifican más rápidamente
  • Mejora de la ergonomía en el lugar de trabajo, ya que las mercancías se transportan directamente a los empleados del almacén. Esto frena los movimientos frecuentes de levantamiento y flexión.

El uso de este tipo de software también ayuda a la clasificación y marca.

Ante el pedido, una almacenadora realiza las funciones de clasificación y marca de productos en nombre del fabricante, mayorista o importador de productos.

También proporciona instalaciones para mezclar y empaquetar productos para la comodidad de manejo y venta.

Esto los lleva al manejo y procesamiento, es decir, ciertos productos básicos no se consumen en la forma en que se producen.

Se requiere el procesamiento para hacerlos consumibles.

Por ejemplo, el arroz es pulido, la madera es sazonada y las frutas se maduran, etc., algunas veces los almacenes también realizan estas actividades en nombre de los propietarios.

Otra de la funciones secundarias de una almacenadora es que fungen como depósitos.

Cuando los bienes se depositan en cualquier almacén, el depositante obtiene un recibo, que actúa como una prueba sobre el depósito de bienes.

Resultado de imagen para logística

Los almacenes también pueden emitir un documento a favor del propietario de los bienes, que se denomina orden de custodia del almacén.

Esta garantía es un documento de título y puede transferirse mediante simple endoso y entrega.

Entonces, mientras los bienes están bajo la custodia del encargado del almacén, los empresarios pueden obtener préstamos de los bancos y otras instituciones financieras manteniendo esto como garantía.

En algunos casos, los almacenes también otorgan anticipos de dinero a los depositantes por un corto período de tiempo manteniendo los bienes como garantía.

Vídeo: YouTube