Una forma diferente de comer menudo

En México tenemos una enorme variedad de recetas de comida mexicana que pasan de generación a generación y lo interesante es que existen variantes de un mismo platillo dependiendo de la región y cultura.

Por ejemplo, en mi casa se consume la pancita o menudo (que esta hecho con la panza del borrego) en una salsa caldosa y picante de color rojo y es ideal para desayunar cuando has tenido una noche algo intensa tomando vino más de la cuenta.

REFERENCIAS: YouTube || KiwiLimón || Wikipedia 

Y esta misma idea de platillo tiene sus variantes al norte del país. Hace poco visité Sinaloa y resulta que ahí lo hacen en una especie de sopa de color blanco.

Este menudo es realmente fácil de preparar y usa pocos ingredientes, está llena de sabores que hacen que sea una comida muy terrosa.

Este platillo es similar al que se sirve en Nayarit e incluso en algunas regiones como en los estados de Sonora, Jalisco y Baja California.

Cada estado tiene su propia forma de servir esta comida: puedes encontrarla con o sin maíz, cubierto con cebolla picada, menta, cilantro, chile serrano o chiles secos triturados como el chile de árbol o piquín.

Algunos lo comen con tortillas calientes, mientras que otros prefieren un trozo de pan francés para sumergirlo en la sopa.

Esto es justamente lo que me encanta de México… su diversidad, que ante los mismo ingredientes pueden ofrecer platillos diferentes y únicos por región.

Ingredientes para el menudo blanco

  • 2 k de pancita o menudo limpio
  • 2 limones
  • 1 cabeza de ajo (para una mejor manipulación córtala por la mitad)
  • 1 cebolla blanca mediana cortada en 4 trozos
  • 1 hoja de laurel
  • 6 litros de agua
  • ½ de maíz blanco cocido, enjuagado y escurrido
  • 3 ramitas de menta pequeñas
  • Sal al gusto

A la hora de servir

  • ½ cebolla roja finamente picada
  • ½ taza de menta finamente picada (o solo las hojas)
  • ½ taza de cilantro finamente picado
  • 2 limones cortadas en trozos
  • 2-3 chiles serranos en rodajas finas
  • 3 cucharaditas de orégano
  • Chile piquín recién triturados (opcional)
  • Tortillas de maíz caliente o pan francés

Preparación

Escurre la carne y lava dos veces. Colócala en una olla grande o tazón y exprime el jugo de limón sobre la carne y llena la olla con agua.

Deja la carne en remojo en esa solución de jugo de limón y agua durante 30 minutos, luego escurre y enjuague nuevamente.

Escurrir y enjuagar nuevamente, secar con toallas de papel y cortar en trozos de 3 cm aproximadamente.

Coloca las piezas, con la cebolla, el ajo y la hoja de laurel en una olla grande con una tapa y llena con el agua.

Colocar a fuego medio-alto y dejar hervir. Quita la espuma que se formará en la parte superior después de unos minutos.

Ahora, cubre parcialmente la olla, reduce el fuego a medio-bajo y cocina a fuego lento durante aproximadamente 2 horas.

Si vas a agregar lo que se conoce como pata, retírala tan pronto como se haya cocinado.

Una vez que esté lo suficientemente fría para manipularla, corta las partes carnosas y desecha los huesos, devuelve la carne a la olla.

Agrega el maíz blanco junto con el orégano y la ramita de menta.

Sigue cocinando lentamente, durante aproximadamente otra media hora. Si la carne aún no se logra deshebrar con las manos, necesita más cocción y los callos cocinados deben estar tiernos cuando los muerdes.

Agregue sal cuando sea necesario como los comentarios del KiwiLimón lo dicen .

Sirve la sopa de menudo blanco en tazones y coloca los aderezos alrededor de la mesa para que todos puedan agregarlos a su gusto.